Browsing Tag

normas de convivencia social

Normas Sociales

Convivencia social

Ningún ser humano vive sin relacionarse con los demás, y es por eso que es tan importante un concepto como la convivencia social. No hay nada más cierto sobre el ser humano que el hecho de que no es solitario, sino social, y esto quiere decir que necesitamos de los demás para desarrollarnos como seres humanos y vivir mejor, sobre todo en las sociedades modernas actuales en las que la interdependencia es tan grande. Pero en la necesidad de tener que tratar con otros pueden surgir conflictos, ya que las personas somos todas diferentes y esa diversidad que de por sí es un gran valor positivo, también nos obliga a establecer una serie de actitudes y normas para que nuestra coexistencia sea posible y provechosa para todos. En las siguientes líneas vamos a ver que es la convivencia social y en qué consisten sus normas.

¿En qué consiste la convivencia social?

Vamos primero a centrarnos en las definiciones de cada uno de los conceptos. Cuando hablamos de una coexistencia entre personas pacífica y en armonía en un mismo espacio y lugar, estamos hablando de convivencia. En esta tiene que darse tanto una consideración y respeto por los demás individuos, como un alto grado de solidaridad. Además, si a esto le añadimos que estamos tratando la interacción de las personas para comprender qué es la convivencia social, nos encontramos ante una coexistencia entre muchos individuos, más allá de familia y amigos más cercanos, es decir, la convivencia con cualquier persona que forma parte de nuestra sociedad y el medio en el que desarrollamos.

Es gracias a las normas de convivencia social, que son fruto de una serie de acuerdos directos y fruto de nuestra ética, intentamos garantizar la armonía en la convivencia entre individuos con el compromiso de ceñirnos a ellas en todo momento. Se trata de la única manera de armonizar los intereses individuales con los colectivos y nos proporciona una guía sobre como actuar ante los naturales conflictos que surgen para que puedan solucionarse con éxito.

normas de convivencia social

Normas de convivencia social

Las normas de convivencia social implican respeto y tolerancia ante los que piensan de una manera diferente, personas con religiones, nacionalidades, culturas, religiones, género, orientaciones sexuales o razas distintas de las nuestras. Este respeto es una obligación de todo ser humano que vive en sociedad, ya que todos los individuos merecen un trato digno e igualitario. Eso no quiere decir que no puedan surgir conflictos entre las personas, pero la convivencia social consiste en ir más allá de estos conflictos y encontrar un acuerdo que sea justo y satisfaga a todos en mayor o menor medida. Hay diferentes maneras de conseguir esa conciliación, entre las cuales tenemos:

  • La tolerancia, que es la capacidad que tenemos para aceptar la diversidad, pero también los errores que pueden cometer los demás.
  • La participación, que es un aspecto importantísimo, ya que gracias a ella conseguimos una convivencia mucho más evolucionada al intervenir más personas en el proceso de creación y cambios de normas de convivencia social. Además la participación implica una actitud proactiva ante la convivencia y la mejora de la sociedad.
  • La reconciliación, es decir la búsqueda de una solución a los conflictos a través de la mediación y el diálogo.
  • La convivencia, la capacidad de interactuar con lo demás de manera respetuosa y solidaria, reconociendo sus derechos y libertades.
  • La corresponsabilidad es otro aspecto de gran relieve, ya que nos ayuda a reconocer nuestra responsabilidad en los hechos negativos o positivos que ocurren en nuestra sociedad en vez de mirar para otro lado, ya que la sociedad la formamos todos los ciudadanos y todos por lo tanto podemos cambiarla.
  • La organización es la manera en la que los ciudadanos adquieren fuerza para para proponer de manera eficiente iniciativas que tengan un impacto real en las políticas públicas, más allá de su implantación a nivel de grupo o local.

En todo esto la educación tiene un papel esencial, y es que es a través de ella que nos convertimos en personas aptas para la convivencia y asimilamos los valores positivos que nos ayudan a vivir en sociedad. Y es que está demostrado que aquellos que saben convivir con los demás, respetar a los demás y tratarlos con cortesía y respeto, tienen una vida mucho más feliz y son capaces de conseguir sus objetivos con mayor facilidad.