Archives

Normas Sociales

Convivencia social

Ningún ser humano vive sin relacionarse con los demás, y es por eso que es tan importante un concepto como la convivencia social. No hay nada más cierto sobre el ser humano que el hecho de que no es solitario, sino social, y esto quiere decir que necesitamos de los demás para desarrollarnos como seres humanos y vivir mejor, sobre todo en las sociedades modernas actuales en las que la interdependencia es tan grande. Pero en la necesidad de tener que tratar con otros pueden surgir conflictos, ya que las personas somos todas diferentes y esa diversidad que de por sí es un gran valor positivo, también nos obliga a establecer una serie de actitudes y normas para que nuestra coexistencia sea posible y provechosa para todos. En las siguientes líneas vamos a ver que es la convivencia social y en qué consisten sus normas.

¿En qué consiste la convivencia social?

Vamos primero a centrarnos en las definiciones de cada uno de los conceptos. Cuando hablamos de una coexistencia entre personas pacífica y en armonía en un mismo espacio y lugar, estamos hablando de convivencia. En esta tiene que darse tanto una consideración y respeto por los demás individuos, como un alto grado de solidaridad. Además, si a esto le añadimos que estamos tratando la interacción de las personas para comprender qué es la convivencia social, nos encontramos ante una coexistencia entre muchos individuos, más allá de familia y amigos más cercanos, es decir, la convivencia con cualquier persona que forma parte de nuestra sociedad y el medio en el que desarrollamos.

Es gracias a las normas de convivencia social, que son fruto de una serie de acuerdos directos y fruto de nuestra ética, intentamos garantizar la armonía en la convivencia entre individuos con el compromiso de ceñirnos a ellas en todo momento. Se trata de la única manera de armonizar los intereses individuales con los colectivos y nos proporciona una guía sobre como actuar ante los naturales conflictos que surgen para que puedan solucionarse con éxito.

normas de convivencia social

Normas de convivencia social

Las normas de convivencia social implican respeto y tolerancia ante los que piensan de una manera diferente, personas con religiones, nacionalidades, culturas, religiones, género, orientaciones sexuales o razas distintas de las nuestras. Este respeto es una obligación de todo ser humano que vive en sociedad, ya que todos los individuos merecen un trato digno e igualitario. Eso no quiere decir que no puedan surgir conflictos entre las personas, pero la convivencia social consiste en ir más allá de estos conflictos y encontrar un acuerdo que sea justo y satisfaga a todos en mayor o menor medida. Hay diferentes maneras de conseguir esa conciliación, entre las cuales tenemos:

  • La tolerancia, que es la capacidad que tenemos para aceptar la diversidad, pero también los errores que pueden cometer los demás.
  • La participación, que es un aspecto importantísimo, ya que gracias a ella conseguimos una convivencia mucho más evolucionada al intervenir más personas en el proceso de creación y cambios de normas de convivencia social. Además la participación implica una actitud proactiva ante la convivencia y la mejora de la sociedad.
  • La reconciliación, es decir la búsqueda de una solución a los conflictos a través de la mediación y el diálogo.
  • La convivencia, la capacidad de interactuar con lo demás de manera respetuosa y solidaria, reconociendo sus derechos y libertades.
  • La corresponsabilidad es otro aspecto de gran relieve, ya que nos ayuda a reconocer nuestra responsabilidad en los hechos negativos o positivos que ocurren en nuestra sociedad en vez de mirar para otro lado, ya que la sociedad la formamos todos los ciudadanos y todos por lo tanto podemos cambiarla.
  • La organización es la manera en la que los ciudadanos adquieren fuerza para para proponer de manera eficiente iniciativas que tengan un impacto real en las políticas públicas, más allá de su implantación a nivel de grupo o local.

En todo esto la educación tiene un papel esencial, y es que es a través de ella que nos convertimos en personas aptas para la convivencia y asimilamos los valores positivos que nos ayudan a vivir en sociedad. Y es que está demostrado que aquellos que saben convivir con los demás, respetar a los demás y tratarlos con cortesía y respeto, tienen una vida mucho más feliz y son capaces de conseguir sus objetivos con mayor facilidad.

Normas Familiares

Normas de convivencia familiar

Es común que en casa tengamos algunas normas de convivencia familiar, estas reglas se crean para mantener armonia y paz en el hogar. Es importante que los padres hagan uso razonable y lógico de estas reglas. También debemos mencionar que un gran número de reglas o leyes en el hogar están casi preconcebidas en la infancia de nuestros hijos, mientras que otras las creamos cuando nuestros hijos ya tienen una edad que permita la comprensión y análisis de las reglas.

Las reglas que se aprenden en la infancia son llamadas normas intuitivas y se usan aún cuando estamos adolescentes o adultos. Este es un ejemplo básico sobres estas reglas de convivencia familiar; cuando un pequeño se acerca a las cosas de papá, digamos algunos papeles del trabajo, documentos o su portafolio, sabe que no debe tocarlos.

Esto ocurre porque ya ha tenido experiencias previas con estos objetos y sabe que si los llegase a tocar o agarrar su padre posiblemente se va a enfadar y tendrá alguna conducta negativa hacia él.

Las demás reglas que se mantienen en un hogar son creadas por los padres o los individuos con más jerarquía en el ámbito familiar (padrastros, madrastras o representantes legales). Estas reglas posiblemente sean las que a los demás miembros de la familia les sean más difíciles de cumplir.

¿Son necesarias las normas de convivencia familiar?

Sin duda las normas de convivencia en el hogar son importantes además de necesarias, ya que permiten mantener nuestra familia unida y armoniosa en todo momento. Además de mantener límites en la conducta de los hijos, pudiendo controlar y prever situaciones desfavorables.

Es importante como padres entender que las normas y reglas en el hogar no son solo para que nuestros hijos las cumplan, más bien se debe incentivar con ellas y hacerles saber que estamos esperando mucho más de ellos y estamos valorando su dedicación. Otro factor positivo de estas normas es la sensación de responsabilidad que otorgamos a nuestros hijos, siendo esto un plus para su vida adulta y laboral.

¿Cómo crear normas de convivencia familiar efectivas e imparciales?

Claramente los padres somos responsables en crear las reglas en la casa y estas reglas deben ser imparciales y efectivas, para evitar problemas entre nuestros hijos. A veces es difícil crear normas, pero aquí tendrás varios tips para ello:

  • Las normas deben ser de fácil interpretación.
  • Deben estar al nivel de madurez de nuestros hijos.
  • Deben conocerse por todos los miembros de la familia
  • Deben cumplirse y ser aceptadas por todos los miembros de la familia.
  • Pueden tener un condicionamiento
  • Deben mantenerse hasta que se automaticen en la familia.

Con estos tips es fácil crear y mantener la armonía en la familia. Una técnica para hacer que nuestros hijos sean mejores personas y estudiantes es condicionar algunas de estas normas. Por ejemplo: Hoy no harás tus quehaceres por qué te has sacado una A en clase.

Aunque es importante no sentenciar a los demás miembros de la familia por las acciones sobresalientes de los demás.

Función de los padres en las normas de convivencia familiar

Es importante tener en cuenta que los padres no son jueces ni verdugos de los miembros de la familia, más bien están para orientar y facilitar las acciones de los hijos y demás miembros.

Como padres tendremos que respetar las reglas también, porque no sería ética enseñar una metodología y no seguirla. Esto posiblemente causaría muchos problemas internos y no se llegaría al objetivo que tiene el implementar las normas en el hogar.

En conclusión; debemos cumplir con nuestros propios quehaceres y demostrarles a todos integrantes de la familia que también somos responsables y queremos los mejor para todos.

normas de convivencia familiar

Ubicar los quehaceres según la edad de nuestros hijos

Estos es necesario ya que no es posible que nuestro hijo menor tenga los mismos quehaceres que nuestro hijo mayor, así que debemos ser muy igualitarios según su edad.

Además de hacer comprender a ambas partes que los quehaceres diarios se otorgan según su edad, capacidad para realizarlos y para concluirlos.

Con estos tips podrás generar un gran ambiente de cooperación y armonía entre tus hijos y los demás miembros de la familia, ya que cuando alguno necesite ayuda sin lugar a duda la obtendrá.

Normas comunes de convicencia familiar
  • Cumplir con tus quehaceres antes de tomar tu tiempo de ocio.
  • Respetar la comida, no usar el telefono móvil en la mesa.
  • Tener comunicación con todos los miembros de la familia.
  • Respetar los objetos ajenos. Si lo necesitas puedes pedirlos prestados.
  • Respetar la privacidad de cada uno de los miembros de la familia.
  • Tocar la puerta antes de entrar a la habitación de algún miembro de la familia.
  • Colaborar con todos los miembros sin solicitar alguna recompensa a cambio.
Normas en el Aula

Normas de convivencia en el aula

Las normas de convivencia en el aula son de vital importancia en el desarrollo cotidiano de la escuela, ya que de lo contrario no sería posible que los alumnos ni el personal docente pudiesen llevar a cabo sus tareas con éxito y tener una relación provechosa y positiva con todas las personas con las que conviven dentro de la comunidad educativa. Es por eso que existen una serie de derechos y obligaciones que todos deber ejercer y hacer respetar, según su nivel de autoridad.

Y es que estas normas de convivencia escolar existen y tienen en cuenta evitar o solucionar los conflictos que puedan existir en la confrontación de los intereses particulares o colectivos de cada individuo. Esto requiere de la participación de todas las partes para solucionar un conflicto, una participación real que implique respeto y consideración hacia todos los implicados en el conflicto. Así, es de vital importancia que exista diálogo y análisis constante sobre esas normas, y las causas de los conflictos que se producen en las escuelas, ya que así se llegará a soluciones mucho más eficientes y justas para todos.

Una vez aclarado ese punto, van unas indicaciones generales de normas de convivencia en el ámbito escolar. En general, las normas de convivencia escolar incluyen las siguientes cláusulas, que pueden cambiar de un centro a otro:

Principales normas de convivencia en el aula

Convivencia escolar entre los alumnos

  • Respeto entre todos los alumnos de la clase entre sí, independientemente de sus diferencias de raza, religión, sexo, etc.
  • En el caso de racismo o xenofobia, el alumno que haya cometido la infracción, será sancionado duramente e incluso expulsado.
  • Prohibición de las peleas y agresiones, tanto verbales como físicas, que en el caso de producirse implicarán la sanción pertinente por parte de la escuela.
  • Durante las clases, se debe permitir a todos los alumnos que puedan realizar sus tareas en las mejores condiciones, lo que implica silencio durante los exámenes, respetar el turno de palabra, estar en silencio cuando un alumno realice una pregunta al profesor, o respetar el horario para no interrumpir a los demás, entre otras cosas.
  • Los alumnos tienen derecho a elegir ellos mismos un delegado, que es su representante ante los miembros del equipo docente. El delegado de clase deberá informar a los profesores / tutores de los conflictos ocurridos entre los compañeros, especialmente si uno de sus compañeros se lo pide, pero también conflictos con los mismos profesores u otros miembros de la comunidad educativa.

convivencia escolar

Convivencia escolar entre alumnos y profesores, incluyendo demás equipo docente

  • Tanto alumnos como profesores deben tratar al otro con el debido respeto, justicia y consideración que merecen como personas, independientemente de su nivel de autoridad, con el fin de poder disfrutar de un buen ambiente, generado por el respeto a las normas de convivencia en el aula.
  • Los alumnos deben obedecer a su profesor en todo sobre lo que este tenga una autoridad, como realizar ejercicios, mantener silencio o ser castigados en caso de cometer una infracción.
  • Mientras el profesor esté explicando, los alumnos deben mantenerse en silencio.
  • Los alumnos tienen derecho siempre a un mínimo de una examen de recuperación por evaluación, aunque es recomendable realizar más de uno.
  • Si un alumno pide que su nota sea revisada y el profesor no está de acuerdo, el alumno tiene derecho a pedir una segunda opinión por parte de otro profesor de la materia.
  • Los alumnos deben traer todos el los días el material necesario para llevar a cabo todo lo que se les pide en clase, y en el caso de no tenerlo o no poder conseguirlo deben comunicarlo inmediatamente para encontrar una solución rápida, para que las normas de convivencia en el aula sean aplicadas correctamente.
  • Las faltas de los alumnos tendrán de justificarse, ya que se no ser así, habrá que llamar a sus casas e incluso podrían perder el derecho de evaluación continua.
  • El profesor tiene derecho a suspender examen y/o evaluación si ve a algún alumno copiando.
  • El profesor puede obligar a los alumnos a limpiar el aula en el caso de que la hayan ensuciado o maltratado y a expulsar a un alumno de clase si su comportamiento no es el adecuado.
  • Los alumnos deben tratar a todo el equipo docente (profesores, conserjes, secretaría, etc.) con el debido respeto.
  • Los profesores han de atender a los alumnos en las tutorías y a los padres de los mismos en tu tiempo fuera de clases según acuerden entre sí.

Hasta aquí hemos visto algunas de las normas generales de convivencia escolar en el aula que han de cumplirse en las aulas, ya que eso conseguirá que haya armonía y que tanto los alumnos como los docentes vivan felices y relajados mientras aprenden y trabajan.

Convivencia para Convivir

Que son las normas de convivencia

Las normas de convivencia son distintas reglas de conducta que describen una serie de deberes, obligaciones y prohibiciones, con el objetivo que la convivencia en sociedad sea más armoniosa y evitar conflictos entre los individuos que la componen. De esta manera se podrán conseguir los objetivos que todos queremos en una sociedad como son la igualdad, la libertad, la justicia, etc.

Y es que es imposible poder convivir sin establecer normas que protejan aquello que todos consideramos importante y que nos lleven a un ideal al que siempre aspiramos como grupo de seres humanos. Así creamos una serie de maneras de actuar que pensamos que son más adecuadas para la convivencia y otras maneras que no son adecuadas y que por eso deben prohibirse o evitarse. Y es que si no existieran no podríamos disfrutar de todos esos ideales a los que aspiramos y el caos, la desigualdad y las estridencias dominarían nuestro día a día.

Normas de convivencia: que son y cómo aplicarlas

Estas normas de convivencia se aplican por tanto en todos los ámbitos de nuestra vida, desde las relaciones con nuestra familia, amigos, en la escuela, en asociaciones deportivas o religiosas, como ciudadano en general y en los diferentes lugares públicos o privados de los que hacemos uso junto con más personas. Esto quiere decir que no todos los lugares tendrán las mismas normas de convivencia, y algunas serán algo más restrictivas que otras, siempre en aras de un beneficio común y no para restringir la libertad, sino más bien para posibilitar esa libertad en armonía con los demás.

Y es que gracias a esas normas tenemos confianza y seguridad, porque sabemos lo que se espera de nuestra conducta y al mismo tiempo sabemos lo que los demás harán con gran certidumbre en una situación concreta. Esto previene una enorme cantidad de conflictos entre las personas, y además tiene en cuenta en la mayoría de casos lo que se debe hacer en el caso de que estas normas de convivencia no se respeten, es decir una línea de actuación clara para volver a restablecer la armonía, ya que lo contrario daña las relaciones e incluso los objetos, mobiliario y otros recursos con los que contamos en cada lugar.

convivencia normas

Pero no sólo existen normas de comportamiento en la convivencia, sino una serie de derechos con los que todos contamos en la relación, asociación o lugar donde nos encontremos, lo que también nos aporta una sensación de igualdad, seguridad y valor dentro del lugar que ocupamos en cada una de esas situaciones. Gracias a ellos podremos conseguir nuestros objetivos, ser valorados positivamente por parte de los demás y disfrutar de todas las ventajas del grupo al que pertenecemos.

Entre las normas más habituales tenemos la de saludar y despedirnos de las personas conocidas o de nuestra familia, comportarse correctamente en la mesa mientras se está comiendo, tener una buena higiene personal, ayudar a quien pide auxilio, etc. De esta manera mostramos que tenemos respeto y/o aprecio por los demás, al tener esas consideraciones con ellos; y ellos a su vez nos corresponden con la misma consideración hacia nosotros. Por supuesto nos hemos referido a las más generales y sencillas, pero existen otras normas de convivencia que se utilizan en ámbitos muy concretos como el religioso, académico o deportivo.

En todos los casos de los que hemos hablamos, si no cumplimos las normas de convivencia, lo habitual será provocar rechazo y otras consecuencias negativas en las personas con las que nos relacionamos. Incluso, si estas normas están protegidas mediante leyes, podría haber consecuencias punitivas de diversa índole para quien las infrinja. No obstante, en relación con el incumplimiento de las normas de convivencia, que están relacionadas en gran medida con las leyes morales, no sólo generará rechazo en los demás o castigos, sino que puede crear un sentimiento de culpa e insatisfacción en el propio individuo, que es la peor de las consecuencias de no respetar estas diferentes leyes de convivencia. Y es que cuando infringimos estas reglas, estamos cohibiendo la libertad de los demás, ofendiendo a la persona o incluso generándoles un gran perjuicio, según el caso.

De ahí que podamos sacar que, en conclusión, las normas de convivencia son un aspecto esencial en toda relación entre dos o más personas para que todos puedan sentirse valorados, convivir en armonía y llegar a objetivos tanto individuales como especialmente en común.

Convivencia para Convivir

Normas de convivencia

Las normas de convivencia realmente son importantes en cualquier entorno o ambiente donde estemos, pues permite mantener la armonía entre las personas que ocupan ese espacio y además genera un respeto entre todos los individuos.

Las reglas de convivencia están prácticamente predefinidas en la sociedad, pues para todos es bien sabido que no es bien visto andar exhibiéndose en lugares públicos o irrespetar a las demás personas de otra manera.

Pero en algunas ocasiones las normas de convivencia cambian según el sistema donde nos encontremos, es por ello que las normas de convivencia en el trabajo pueden ser parecidas a las del hogar, pero cambiando algunos aspectos.

Hay que tener en cuenta que las normas de convivencia están creadas para ser respetadas y cumplidas a cabalidad, pues es lo que mantiene a la sociedad, familia, grupo de trabajo y demás conglomerados unidos y armonizados.

Ahora podemos desglosar las normas de convivencia en varios grupos, para demostrar sus principales factores y así aprender a usarlos de manera adecuada.

Normas de convivencia en lugares públicos.

Lógicamente las normas de convivencia en lugares públicos se rigen bastante por las leyes del país donde te encuentres, pero también se rigen por el comportamiento de los individuos que hacen vida en un espacio público.

  • Mantén un comportamiento adecuado al lugar donde te encuentres.
  • Ser tolerante con las demás personas.
  • No arrojar basura al suelo.
  • Seguir las instrucciones indicadas en la señalización del lugar donde te encuentres.
  • Respetar a las demás personas, en este punto debemos explicar lo que significa el respeto a la salud ajena; pues esto hace referencia el no hacer alguna actividad que influya negativamente en la salud de los demás, como fumar en espacios no aptos para esta actividad.

Normas de convivencia en la escuela

La escuela es un lugar para la enseñanza y esta va de la mano con las normas de convivencia, pues en un lugar educativo debe ser prioridad las normas y reglamentos para un excelente funcionamiento.

  • Respetar los horarios de entrada y salida del aula.
  • Ser responsable con las actividades y trabajos que se nos asignen como estudiantes.
  • Respetar a los profesores, tutores y facilitadores de los cursos.
  • Ser tolerante con los demás compañeros, los insultos, sobrenombres y/o motes no están permitidos en un lugar para el aprendizaje.
  • Ser ordenado en el salon, manteniendo limpio todas las áreas que uses.
  • Justificar los retrasos.
  • No usar teléfonos, videojuegos o demás tecnologías en el aula de clase, a menos que el profesor lo indique para alguna actividad estrictamente académica.
  • Respetar las señalizaciones de la institución (no caminar por las áreas verdes, respetar los baños por género, usar las salidas y entradas correctamente, etc)

Normas de convivencia en el trabajo.

Las normas de convivencia en el ámbito laboral deben ser una de las más importantes, pues esto ayudará a conocer más a tus compañeros, además de aumentar tu rendimientos y el de la empresa. Esto es importante para que puedas aspirar a un mejor puesto en el trabajo.

  • Saluda y despídete al llegar o salir: Sin duda alguna la buena educación en el entorno laboral es imprescindible.
  • Almorzar cons tus compañeros: Esto te ayudará a ser más comunicativo con el grupo y podrás integrarte e integrar de mejor manera a los demás compañeros.
  • Mantener tu área de trabajo ordenada: Si ensuciaste el lugar de otra compañero es mejor limpiar, estas acciones harán que se te vea con muy buenos ojos por todos.
  • Enseñas a los menos experimentados: Esto sin duda te dará un plus frente a tus jefes y demás compañeros al momento de ascender de rango.
  • Si no sabes hacer algo, pregunta: No es malo preguntar en caso de tener dudas, debemos entender que tenemos que ser asertivos en lo que hacemos y tener dudas no es un buen punto de partida.
  • No hacer el trabajo de los demás: Puede parecer que estás colaborando con tus compañeros, pero si no te piden ayuda es mejor no hacerlo, pues no querrás ser el sabelotodo de la oficina.
  • Trata a los demás con respeto: Esto es un punto lógico, trata a los demás como te gustaria que te traten.
  • Cooperar con la empresa: Ten en cuenta que si la empresa genera más ingresos tu serás bien bonificado.
  • Haz de tu grupo de trabajo tu segunda familia: Está claro que mientras más cercanos sean todos, más efectivos y eficaces serán en el trabajo. Celebrar los cumpleaños y otras fechas importantes es buena idea para acercarse.

Las normas de convivencia deben ponerse en práctica sea cual sea el lugar donde nos encontremos, esto permitirá que seamos mejores personas y tengamos altos rendimientos tanto personales como laborales.